Julio Alvarado Ramirez/ enero 5, 2018/ Articulos

Nuestra vida suele estar inmersa en muchas actividades, a diario, nos levantamos y tenemos una agenda por delante que involucra a nuestra familia, trabajo, amigos, pareja, estudios, deudas, problemas, preocupaciones, entre muchas otras cosas.

Un día Dios nos sorprende; somos expuestos al mensaje del Evangelio, éste nos confronta y nos hace entender lo lejos que estábamos de Dios, viviendo una vida religiosa o simplemente haciendo nuestra voluntad; es entonces cuando ayudados por el Espíritu Santo, decidimos entregar nuestras vidas a Jesús y vivimos la experiencia más grandiosa que cualquier ser humano puede experimentar en este mundo: nacemos de nuevo.

Sin embargo, la nueva vida que Dios nos da no disminuye las responsabilidades ni las tareas diarias, es aquí donde debemos preguntarnos ¿Qué es lo más importante de la vida cristiana?

Jesús nos da la respuesta, al leer Lucas 10:38-42 aprendemos que aun siendo seguidores de Jesús, podemos caer en la trampa de llevar una vida llena de afanes, inquietudes y preocupaciones. Este no es el deseo de Dios. Nuestra prioridad debe ser una sola cosa: estar a los pies de Jesús, escuchándole y aprendiendo de sus enseñanzas.

“Mientras iba de camino con sus discípulos, Jesús entró en una aldea, y una mujer llamada Marta lo recibió en su casa. Tenía ella una hermana llamada María que, sentada a los pies del Señor, escuchaba lo que él decía. Marta, por su parte, se sentía abrumada porque tenía mucho que hacer. Así que se acercó a él y le dijo:

―Señor, ¿no te importa que mi hermana me haya dejado sirviendo sola? ¡Dile que me ayude!

―Marta, Marta —le contestó Jesús—, estás inquieta y preocupada por muchas cosas, pero solo una es necesaria. María ha escogido la mejor, y nadie se la quitará.” – Lucas 10:38-42 (NVI)

Buscar primeramente el Reino de Dios y su justicia debe ser nuestro norte en la vida Cristiana, ¿Cómo lograrlo? la respuesta es clara: relacionándonos íntima y personalmente con Jesús, éste debe ser nuestro impulso diario, debe ser una decisión intencional.

Conocer a Jesús, Su Carácter, Su forma de pensar y Su forma de sentir lleva tiempo, si queremos lograrlo debemos de seguir los principios que la Biblia nos revela, debemos desarrollar hábitos que nos ayuden a no perder nuestro norte. Quiero recomendarle algunos:

  1. Oración matutina: levántese temprano, aproveche el silencio de la madrugada para escuchar la voz de Dios y hablar con Él, abra su corazón con confianza, aprenda a llorar y reír con Dios, deje que Él le sorprenda.
  2. Devocionales diarios: identifique sus debilidades y pecados, busque un devocional que le ayude a comprender mejor lo que dice la Biblia sobre ellos y empiece a aplicar lo que aprende.
  3. Tiempo a solas con Dios: agende un tiempo a solas con Jesús cada semana, aléjese de todo y de todos, vaya a una montaña, un parque, una cafetería solamente con su Biblia y un corazón dispuesto. Apague su celular por un par de horas y busque intimidad con Jesús.
  4. Lectura diaria de la Biblia: Cuando usted abre la Biblia esta accesando a la mente y el corazón de Dios, la lectura y memorización de versículos le ayudarán en su diario caminar más de lo que usted cree.
  5. Congregarse regularmente en una iglesia de sana doctrina: Jesús dijo que todo aquel que quiera hacer Su voluntad reconocerá si la doctrina/enseñanza que escucha es de Dios o no (Juan 7:17), el Espíritu Santo siempre le guiará a toda verdad (Juan 16:13). Busque un lugar donde se enseñe solamente la Biblia.

“El que esté dispuesto a hacer la voluntad de Dios reconocerá si mi enseñanza proviene de Dios o si yo hablo por mi propia cuenta.” – Juan 7:17 (NVI)

 

“Pero, cuando venga el Espíritu de la verdad, él los guiará a toda la verdad, porque no hablará por su propia cuenta, sino que dirá solo lo que oiga y les anunciará las cosas por venir.” – Juan 16:13 (NVI)

Es indispensable que usted organice hoy mismo su vida en función de la prioridad que Dios establece, solamente así podrá tener una vida libre de preocupaciones y ansiedades. La sabiduría que usted va a adquirir con estos hábitos le permitirá organizar mejor todas sus demás tareas y responsabilidades. Algo puedo garantizarle, si usted intencionalmente desarrolla estos hábitos, recibirá de parte de Jesús las siguientes palabras:

ha escogido la mejor parte, y nadie se la va a quitar.”

Julio Alvarado Ramirez
Autor y Colaborador en Keleuo
Julio es Gerente General de una firma consultora en Seguridad Laboral y Ambiente, dedica gran parte de su tiempo a compartir con otros el mensaje de Cristo.
Su versículo favorito es Juan 3:30 “Es necesario que El crezca, pero que yo mengue”
Compartir esta entrada

Acerca de Julio Alvarado Ramirez

Julio es Gerente General de una firma consultora en Seguridad Laboral y Ambiente, dedica gran parte de su tiempo a compartir con otros el mensaje de Cristo. Su versículo favorito es Juan 3:30 “Es necesario que El crezca, pero que yo mengue”